MEDICINA SLOW-AGING

El programa de medicina antiaging, Slow Aging , va dirigido a personas de más de 35 años que quieren cuidarse para disfrutar de una calidad de vida plena, divertirse con el ejercicio físico y realizar una nutrición inteligente. Buscamos el equilibrio funcional para retrasar nuestro reloj biológico. Está integrado por diversas facetas que adaptaremos a cada persona de forma individualizada, ya que los órganos no envejecen todos de la misma manera ni a la misma velocidad. No hay un tratamiento estándar.

¿En qué consiste la medicina Slow Aging?

Es la ciencia aplicada a ralentizar el proceso de envejecimiento celular y potenciar la actividad de los órganos, equilibrando la edad cronológica con la edad biológica.

Tiene como objetivo ayudar a las personas a disfrutar de una vida más larga, pero, sobre todo, más saludable. En definitiva estudiar nuestro organismo, nuestros genes y nuestro estilo de vida para proporcionarnos unas pautas que nos permitan estar perfectamente sanos, prevenir enfermedades y al mismo tiempo estar más guapos dado que la salud interna tiene un inmediato reflejo en el exterior.

Existen dos edades: la cronológica y la biológica. Ambas son importantes. La cronológica es la edad en años, la marca nuestro DNI. La edad biológica hace referencia al estado físico y desgaste corporal.

La medicina anti-envejecimiento busca el equilibrio y la armonía entre ambas edades. Con la edad se pierden niveles de hormonas, aminoácidos, vitaminas, etc. Si los niveles de esas sustancias se mantienen, ajustaremos la edad biológica a la cronológica, tendremos más salud, y por tanto más calidad de vida.

¿Cómo se realiza?

El estudio se inicia conociendo bien toda su historia, antecedentes patológicos, historia familiar, hábitos de vida, nutricionales, deporte, responsabilidades familiares y laborales, relaciones sociales, compromisos, ritmo de sueño, hábitos de viaje… Todo ello nos permitirá adaptar el tratamiento adecuado tras evaluar una minuciosa analítica donde se incluyen niveles de oxidación, estudio hormonal, aminoácidos, vitaminas, etc. Ocasionalmente se puede necesitar también un test genético de ADN e intolerancia de alimentos.

¿Qué beneficios proporciona? ¿Cómo se notan los resultados?

A nivel general se observa que los pacientes obtienen una mejoría sustancial en su calidad de vida, con un realce de su actividad física, intelectual, atlética y sexual, una optimización de su peso y piel. En definitiva, se nota una mejora del estado de salud, una ralentización de los parámetros asociados al envejecimiento y por tanto una mejora en la calidad de vida y una reducción del riesgo de contraer enfermedades gracias a la mejora celular y la optimización del sistema inmunológico.

Tratamientos